Tenemos un inquilino que no paga el alquiler del piso: ¿qué podemos hacer? ¿cómo debemos actuar?


Tenemos un inquilino que no paga el alquiler del piso: ¿qué podemos hacer? ¿cómo debemos actuar? Desgraciadamente, esta situación se ha planteado alguna vez en la vida de casi todos aquellos propietarios que alquilan un piso, una oficina o un local comercial. Todos los negocios tienen sus riesgos y en el negocio del alquiler, uno de los riesgos más evidente es el impago de una cuota de la renta acordada en el contrato. Existen otros riesgos, como por ejemplo los daños que muchas veces se causan en el inmueble, pero el impago de la renta es más evidente porque el alquiler se cobra normalmente todos los meses y si un mes se deja de cobrar, saltan las alarmas.

Cuando se produce esta situación se debe actuar con la cabeza fría y se deben tener claros los pasos que hay que dar. Las prisas o las decisiones tomadas precipitadamente nos pueden acabar perjudicando, por eso es bueno que tengamos claro cómo actuar.

En primer lugar, debemos ponernos en contacto con el inquilino del piso a la mayor brevedad posible. Deberemos clarificar los motivos por lo que no ha pagado y saber cuándo va a pagar lo que debe. En función de las explicaciones que nos facilite, estudiaremos próximas acciones a tomar.

Si alega algún problema personal y/o profesional que haya motivado el retraso y manifiesta su intención de pagar el alquiler en breve, deberíamos confiar en su palabra y esperar a que efectivamente pague la renta que nos debe.

En cambio, si desde el principio nos da largas, dice que no puede pagar o no contesta, deberemos estudiar la posibilidad de enviarle un requerimiento escrito y formal lo más pronto posible. A partir de este momento, sería interesante que buscaramos el asesoramiento de un abogado o de una empresa especializada en gestión de alquileres de inmuebles.

Todos los pasos formales que se den a partir de entonces serán muy importantes. A pesar de que nos dirijamos por escrito al inquilino, será bueno intentar no perder el contacto con él e intentar encontrar una solución lo más rápida posible. Si nos plantea un aplazamiento o fraccionamiento en el pago de la deuda, será conveniente estudiarlo con calma; quizás, ésta pueda ser una buena solución.

En cualquier caso, y como última instancia, debemos plantearnos la opción de interponer una demanda judicial en el Juzgado para poder recuperar el dinero adeudado y solicitar, si se estima oportuno, la resolución anticipada del contrato de alquiler.

- - - - -

Si quiere información sobre nuestros pisos de alquiler, visite nuestra sección Alquiler pisos